domingo, 14 de noviembre de 2010

PHUKET: de Patong Beach a Phang Nga Bay pasando por Kho Tapu, Maya Bay y Koh Phi Phi ...


PHUKET




Tras haber aterrizado en el vuelo de Qtar Airways procedente de la capital malaya, por cierto en apenas hora y diez de vuelo sirven catering del bueno, como un pollo al estilo Thai a elección con zumo de tomate que me tomé, me dispuse a coger un taxi que me llevara al hotel que ya había reservado.















Había leído en foros que el transporte en minibús compartido hasta Patong Beach igual tardaba hasta casi 4h por ir dejando a cada uno en diferentes hoteles, así que me pillé un taxi para mi solo porque realmente la diferencia no era mucha, apenas unos pocos euros. Justo en llegadas de la terminal del aeropuerto internacional de Phuket hay un montón de gente que te ofrece hotel, cambio de moneda, taxi, excursiones, etc …

El primero que me ofrece transporte hasta el hotel es en un coche de una compañía privada de limousinas al precio de 1.200 Bath aunque me enseñaba en el papel que cuesta normalmente 1.500 Bath. Le dije que me lo iba pensar porque estaba haciendo cola para cambiar a moneda local. Seguía insistiendo pero le dije que me lo iba a pensar, ya que era el primero y quería ver como estaba en otros sitios. El tipo seguía detrás mía bajando la tarifa sin yo regatearle al estilo de caída del NASDAQ neoyorquino con las acciones de Microsoft cuando el gobierno alemán de la mano de la Sra. Merkel dijo que el Explorer de Windows no era nada seguro en la navegación por internet.

El tipo seguía bajando, ya iba por los 800 Bath de los 1.500 que me pedía inicialmente hasta que le dije que NO me siguiera. Justo dejó de hacerlo cuando me acercaba delante de otro mostrador donde otro tipo me ofrecía el mismo servicio que el anterior por 650 Bath, entonces ahí le regateé pero no se bajaba del burro. Le dije que aguardara un momento y me fui a la oficina de información del aeropuerto donde unas chicas muy amables a mi pregunta del precio aproximado hasta mi hotel me contestaron la misma cantidad que este último lugar así que volví a entrar pidiendo permiso al de seguridad, ya que estaban justo antes de salir a la terminal de llegadas y le dije al último que me ofrecía por 650 Bath que aceptaba. Así que me indicó ir a un kiosco cercano para abonar el ticket del taxi por ese importe, unos 15 € por 45 km, en un trayecto de una hora aproximadamente y salí para cogerlo para que me llevara directo al Hotel Mercure Patong.
























Pero lo más interesante era la emisión constante de un breve cursilo de Thailandés rápido y necesario explicado por una linda señorita para saber decir, gracias, por favor, a la derecha, a la izquierda, cuánto cuesta, buenos días, etc … os juro que traté de aprender parte de lo que decía pero no se me ha quedado nada. Fue ameno el trayecto la verdad, puesto que no sólo la chica ni las excursiones sino también a modo de chistes visuales en 3d salía una animación de las recomendaciones a hacer en la visita a Phuket: No bañarse con bandera roja, atentos a evacuación por Tsunami (tsunami, tsunami mami blue, tsunami blue …) o como no olvidar el protector cuando vayas a la playa.

Una cosa que os recomiendo si alguna vez os da por venir a Phuket es cambiar divisas en el aeropuerto, ya que sorprendentemente como cuando voy a México, el mejor cambio de moneda lo dan ahí. En unos de mis viaje a México DF una chica que trabajaba en producción me me comentó donde daban el mejor cambio de divisas, en el aeropuerto Benito Juárez sin duda. A diferencia que en España u otros países del mundo donde resulta ser abusivamente más caro que en cualquier otro lugar precisamente en el aeropuerto, Decir también todo lo contrario en el aeropuerto de Bangkok, ya que es muy mal sitio para cambiar y lo tienen abusivamente bajo el cambio. Aunque bueno siempre voy cambiando de 50 € en 50 € cuando me hace falta y de estar a 42 Bath al cambio, en el mismo Phuket estaba alrededor entre los 37 y 40 Bath con respecto a 1 €. El resto de los pagos como hotel o restaurantes trato de hacer uso de las tarjetas.

Dejé las cosas en la habitación y salí a dar una vuelta por el lugar, estaba lloviendo aunque muy levemente pero como hacía mucho calor hasta era de agradecer. Finalmente me metí en el Hard Rock Café donde un grupo estaba tocando en directo y hacían muy buenas versiones de clásicos de rock de todos los tiempos y éxitos del momento.









Aproveché para mi “comida-cena” puesto que no había pegado bocado desde el desayuno de Langkawi y eran casi las 7 de la tarde. Cuando ya terminé de cenar, el camarero me ofreció un cocktail por invitación de la casa, imagino para tratar de mantener ambientado el bar porque lo hacía con la gente que terminaba para que no se fueran. Y me pedí un “margarita” mientras veía como varios australianos cantaban uno de los éxitos de Queen con la cantante del grupo.

PATONG BEACH, está minado de australian@s y me recuerda a aquel Torremolinos ochentero donde estaba lleno de guiris, la mayoría ingleses y, en las puertas de los bares invitándote a entrar entregándote el típico papelito con el chupito de rigor. Basta con sustituir aquellos ingleses por estos australianos y tendríamos la versión ochentera de vida nocturna del Torremolinos en Asia. Pero no sólo de australianos, que son los que más llenan estos lugares, sino también hay muchos escandinavos, daneses en su mayoría, pero sobretodo rusos/as. Muchos rusos borrachos ¡!!









El lugar para quedarme me lo recomendó Carlos, el chico español que conocí en Kuala Lumpur el pasado fin de semana pero claro tampoco buscaba fiesta-fiesta y Patong es lo que tiene, sólo fiesta y más fiesta ... Aunque el hotel estaba muy muy bien por el precio que pagaba (unos 40 € por noche sin desayuno) y aunque en principio sólo tenía reserva para una noche las fui prolongando y lo tomé como base para de ahí ir a los diferentes lugares y alrededores de Phuket como así hice finalmente.










Me volví pronto al hotel porque estaba cansado, antes pasé por un puestecito de los miles que hay de ventas de excursiones. En mi camino al hotel del aeropuerto el taxista se detuvo en una agencia donde salió una chica muy amable explicándome las excursiones y dándome prospectos varios para que lo contratara con la misma agencia del servicio de transporte del aeropuerto. Quería ir a las Islas Phi Phi y Maya Bay incluido, así como Kho Patu, la isla ahora conocida como la de James Bond, por haberse rodado ahí "El Hombre de la Pistola de Oro" . Por cierto, vi esa película de camino a la isla ya que la pusieron en el bus a la ida y a la vuelta ... Luego, además de eso que para mí era lo importante, lo que hubiera interesante para estos tres días que iba a pasar ahí. La chica se empeñaba en que contratara la excursión con ella, haciéndome una rebaja del 30 % de lo que marcaba el prospecto pero le dije que me lo pensaría y que muchas gracias. Me dio su tarjeta para que la llamara al día siguiente y así contratar las excursiones con ellos. Pero no lo hice, porque en la ciudad las mismas excursiones las venden a un 50% y hasta a veces a un 70% de descuento si regateas.

Así que hice bien de nuevo y como antes comentaba, me pasé por uno de los puestecitos de venta de excursiones y compré para el día siguiente ir a Phang Nga Bay , aqui en este video viene claramente en tomas aéreas el lugar que hicimos en barco además de mal tiempo y algo de lluvia. Vimos Phang Bay, la famosísima Kho Patu, o isla de James Bond por la tarde con recogida a las 12:40 del medio día. La señora del puesto que vendía excursiones al pedir más info sobre otras opciones de ir a Koh Phi Phi, quería también vendérmelas pero le dije que me lo pensaría y que mañana lo decidiría. Quedamos en que pasarían por mi hotel a la hora de mi recogida, así que me fui a descansar porque estaba muerto, antes me dí un baño caliente porque la bañera hidromasaje de mi habitación incitaba a ello. Dormí del tirón hasta las 12 del medio día del día siguiente y pude descansar algo.

A la mañana siguiente bajé para la recogida y estuve esperando pero no venían a por mí. Me fui directamente a la señora que me vendió la excursión para pedirle explicaciones y entre el poco inglés que sabía y lo mal que lo hablaba (es muy raro encontrarte a un asiático hablar con una pronunciación medio entendible en inglés), apenas se puede entender lo que dicen. Ésta señora me decía que yo tenía el reloj mal, y como no nos entendíamos me decía que mal el reloj. Yo que perdía la excursión por el tiempo que iba pasando y no venían a por mi, ella me decia “taim ni tai and yu lai” señalándome su reloj con muy mala pronunciación. Empiezo a ponerme nervioso y discutir con ella, me jodía no por la pasta sino que perdía el día y me iba a quedar con las ganas de poder ir, ya que apenas me quedaba un solo dia y tambén quería ir a Phi Phi. La señora me rompe el voucher (recibo) que me hizo el día anterior. Acto seguido le pido la pasta de vuelta y me lo tira, yo me voy indignado y echando más chispas que la vespa de miliki. Más que nada porque ¿ahora que iba a hacer si había perdido esa excursión y la tarde entera? Con la mala hostia empecé a caminar en dirección a la playa y pensar que hacer, hasta que en otro puesto de venta de excursiones me ofrecen lo típico y le digo enfadado, vengo más mosqueado que la cornuda de la esteban en una sesión del sálvame de los cullon de luxus, agárrate ahi a la traducción ... Le fui contando lo que me había pasado recientemente y le comentaba que quería ir a la isla de bond entonces las chica muy amable me ofrece la excursión a la que no vinieron a recogerme, le digo que si no es demasiado tarde. Ella llama por telf y me dice que si, que en 10 minutos me recogen ahí mismo, entonces le enseño el reloj y me dice que lo tengo mal, una hora adelantado …. ¡!!!! Afortunadamente aunque dormí una hora menos me vino como regalo caido del cielo ya que tenía hora malaya y en Tailandia es una hora menos, la diferencia horaria con España son de 6h más. Por lo cual tuve tiempo hasta de tomarme un zumo de naranja natural con fresas que prepararon delante de mi, para que me recogiera un bus que me iba a llevar a toda esa zona finalmente.

Además de las diferentes islas, la excursión contaba con la visita a un templo budista en unas cuevas en medio de la jungla donde la bienvenida te la daban unos monos al estilo de los de Gibraltar que te robaban las bananas y la comida, donde puestecillos varios vendían para darle de comer a los bichos.




Pasé de comprar nada de eso y me limité a observar y a hacer fotos de otros que lo hacían, más que nada por el riesgo que conlleva a que te pueda morder un monicaco de esos y termines en un hospital. Seguía no obstante con mucho ojo la advertencia de la Dra. de Sanidad Exteriorque que visité en Málaga antes de iniciar el viaje. Me hizo bastante hincapié en que obviara a los monos por evitar ser mordido. Además no me hacen mucha gracia los monitos éstos que se pelean entre ellos por la comida y te puedan saltar a tu cuerpo con el riesgo que conlleva.



Del Templo budista fuimos a un embarcadero donde íbamos a coger esos barcos asiáticos que se ven en las películas, sobretodo en esa especialemente de James Bond “The man with the golden gun

Precisamente fue la peli que nos pusieron tanto a la ida como a la vuelta que protagonizan un jovencísimo Roger Moore junto con el “Conde Drácula” por antonomasia, el mítico Christopher Lee en el Sr. Skaramanda junto al actor tailandés de metro cuarenta Hervé Villechaize, muy conocido posteriormente en Holywood.

Después de visitar la isla de Bond, algo realmente espectacular pero que apenas tiene sólo el mero hecho de poder hacerte la foto de rigor, nos llevaron a una isla artificial construida sobre hormigón y madera a las faldas de una de las espectaculares islas que se ven en todo el archipiélago de Phang Nga Bay que rodea a Phuket.

La isla se llama “gipsy island” (isla gitana o de los gitanos) donde viven alrededor de unos dos mil y pico personas de distintas edades, tienen de todo hasta un hospital y escuela. El lugar se estableció hace más de 150 años y disfruta de un tratamiento especial con apoyos gubernamentales para el sostenimiento de su economía basada en la pesca, dar de comer al turista en los varios restaurantes que hay, además de la propia artesanía local.

Hice unas fotos en la hora del recreo en la escuela, me resultó curioso ya que los niños que jugaban al futbol, al preguntarme y decirle que era español rapidamente me nombraron a Villa, Torres y Xavi. El lugar está lleno de gatos y perros que deambulan por las estrechas calles separadas por los tenderetes de los puestos de diversa índole que ofrecen al turista.

De allí ya de nuevo en la embarcación nos dirigimos al embarcadero donde iniciamos la travesía al recorrer las islas de la parte noreste de Phuket para volver de nuevo al hotel y seguir viendo en la tele del bus, por justo el lugar donde se quedó la película de James Bond “El Hombre de la Pistola de Oro”.

Al llegar al hotel, ducha y a cenar en el paseo marítimo de Patong en un italiano que estaba bastante bien, donde el chef y dueño se aseguraba que todo estuviera muy bien y que las fetuccini fruto di mare que pedí estuvieran en su punto. Después de la cena y antes de irme de nuevo al hotel decidí dar una vuelta para bajar la comida y me introduje en la calle principal donde estaba la efervescencia de la noche en el ir y venir de los turistas de un bar a otro así como el contínuo ofrecimiento de sexo, drogas y rock & roll.












Ya no sólo los que te invitan a pasar a sus diferentes garitos con la invitación de happy hour o el “shot” o chupito de rigor. Aquí lo fuerte es ver sobretodo a gente de una edad avanzada, en su mayoría australianos y escandinavos ir con chicas adolescentes. También hay muchas guiris australianas o como alguna que otra sueca en busca de diversión nocturna. Fauna y flora decadente de gogo’s que no eran muy buenas bailando sobre luces de neón de tan pintoresco lugar.

A la mañana siguiente me recogían a las 7 de la mañana del hotel para llevarnos hasta el puerto de Phuket en el sur y de allí coger el barco que nos llevara a las islas Phi Phi y Maya Bay donde se rodó aquella peli tan mala protagonizada por di Caprio llamada “The beach” .


Al final después de regatear con la misma chica que me vendió la excursión del día anterior le regateé para sacar el tour de Ko Phi Phi por 700 Bath y hacer un recorrido con elefante por la jungla y playa por sólo 400 Bath la hora, aunque luego le dejé propina de 100 Bath a Mowgly, me acordé del perro de mi querida amiga Lucía porque comparte el nombre con el protagonista de "El libro de la selva" a la que le mando un beso muy fuerte desde aquí ... Mowgly al que le bauticé con el mismo nombre del protagonista del clásico de Rudyard Kipling que a mediados del pasado siglo popularizó Disney. L e di esa propina por haberme hecho las fotos durante el paseo con Alaska, nombre de la elefanta que me llevaba sobre su cuello, sobretodo de ese tan espectacular atardecer subido sobre su cabeza.


La excursión en barco para ir a Phi Phi y Maya Bay y hacer snorkell sobre las aguas turquesas cristalinas, no estaba mal de precio pero si lo puedes hacer por tu cuenta mucho mejor. Los que te venden la excursión te dice que está incluido todo, comida, transporte, bebidas que no sean alcohólicas, snorkel, todo … pero no, es mentira. A parte de que la comida no era buena y además estaba fria hecha de muchas horas antes, de beber si quieres agua embotellada te cuesta unos 70 Bath y para el snorkel hay truco. Te dan el equipo si, pero sin las aletas que se supone que tienes que alquilarla por 80-100 Bath. Yo me negué a pagarlas y ya le expliqué al de los ojos rasgados que me daba una gran variedad de aletas, muchas en mal estado y que no eran de mi pie, no por que fuera grande sino que el pavo no daba por mucho que le dijera que tenia un 42 de pie. Cuando me pedía los 80 Bath le dije que no, porque ya me dijeron que todo estaba incluido y que no iba a pagar las aletas. Le puse el ejemplo como si pagara la excursión para subir a lo más alto del pico de la isla y después de decirme que estaba incluido además de las bebidas, al llegar al lugar me cobraran por subir en ascensor o subir de pie. El tipo se reía y me seguía pidiendo el dinero y más me reía yo diciéndole que no con otro ejemplo, si alquilara un coche y las ruedas fueran a parte.






Al final me puse las aletas, metí la cámara en una funda especial para que no le entrara agua a la hora de hacer fotos, que compré en el barco por 500 Bath y al agua patoooooos ¡!!.






Comentar también que en el barco te ofrecían un desayuno compuesto de café y unos dulces típicos tailandeses pero igual te lo dan si compras el billete de ida y vuelta a Phuket con la misma compañía de la embarcación por un precio de 300 Baths.

Lo de hacer fotos submarinas y ver a todos esos peces de colores en este lugar tan espectacular se te ponen los vellos de punta, pero más aún si cuando atraviesas semejante banco de peces, notas como te muerden tirándote como pequeños pellizcos por todo el cuerpo. Quien te pueda ver en ese momento dirá que sufres calambres o espasmos fruto de las pequeñas mordeduras al más típico baile de break dance bajo el agua.



Sin duda la experiencia es algo realmente espectacular ver como te miran los peces a la cámara y a los ojos como si supieran que vas a sacarle la foto y posan a la cámara a pesar que seas pasto de estos propios bichos de colores, ya que a modo "exfoliante" actúan sobre tu cuerpo. Hubo uno que hasta preguntó ¿dónde está Nemo? …

Después de la inmersión de hora y poco aproximadamente nos llevaron al Koh Phi Phi Resort Hotel a comer. Pero ni de resort ni de ná era la calidad del almuerzo además de servirlo frío lo que teóricamente se come caliente, eso fue lo más lamentable. Una vez terminado el almuerzo nos dieron una hora para pasear por Phi Phi y ver poco más de la isla que con un día es suficiente. De allí embarcamos de nuevo para Phuket en la hora y cuarto aproximandamente que duraba el trayecto, de allí en minibus para el hotel.




Esa noche me di un paseo por el centro comercial de Patong Beach, Jungceylon. Donde si vas dispuesto a comprar puedes encontrar ropas de marca a buen precio en las tiendas especializadas y luego disfrutar de una cena en los diversos restaurantes de todo tipo de cocina que ofrece el lugar. Finalmente me decidí por el Wines Connection que ofrecen comida mediterránea francesa, italiana y española regada con los más diversos vinos del mundo. Me pedí un atún a la plancha y unos mejillones de entrada que por cierto estaban muy buenos.

Al hotel a dormir y poder descansar porque al día siguiente salía temprano para el aeropuerto ya que tenía reservado con la misma compañía a la que le había comprado las excursiones un taxi por 450 Baths (con 200 Bath de depósito que ya había pagado) para que me recogiera a las 8 de la mañana. La cuestión es que haciendo el check out y viendo que no aparecía el coche que me llevara al aeropuerto situado a 45 km en un trayecto de más de una hora, empecé a ponerme nervioso y llamaba a la agencia donde nadie cogía al teléfono. El taxi se hacía esperar y yo más nervioso me ponía porque veía que iba a perder el vuelo así que a eso de las 8:20 am gracias que la de la agencia me llamó al móvil local que siempre suelo tener en cada país de tarjeta prepago para desearme buen viae y si el taxista me había recogido. Yo un tanto nervioso le decía que no había aparecido aún y que iba a perder mi avión, la chica me dijo que me llamaría nuevamente y que tranquilo, que no me preocupara. Me llamó de vuelta y me dijo que en 5 mins llegaba que el que iba a venir a por mí había tenido un accidente, no se si sería cierto o no porque la gente en Tailandia miente por sistema, pero había contactado con otro para que pasara a buscarme en 5 mins. Y así fue, me recogió un chico que rondaría los 18-19 años y me llevó cagando leches al aeropuerto, tardamos 35 mins cometiendo todo tipo de infracciones al volante y aunque fuera un poco con el culo prieto del miedo que estaba pasando, pero por otro lado me daba la tranquilidad a la vez de saber que iba a coger finalmente el vuelo que me llevaría al norte de Tailandia, rumbo a Chiang Mai.

Esta última entrega de la que acabo de finalizar y colgar las fotos para que las puedas ver, la empecé a escribir en el vuelo de Kuala Lumpur-Phuket, la continué un poco en Chiang Mai y lo he terminado entre el taxi que me llevaba del hotel de Bangkok al aeropuerto hace 2 días y ya ahora mismo en el hotel de Ho Chi Minh en mi segundo día en Vietnam donde me hallo ...

La próxima entrega será la de Chiang Mai, Chiang Rai y el Triángulo de Oro. Más tarde vendrá la de "One night in Bangkok" y de la que estoy viviendo ahora mismo en Ho Chi Minh, la antigua Saigon ...

;D

3 comentarios:

Bas dijo...

Genial, estamos en Phuket y nos ha venido muy bien tus comentarios
Saludos!

Anónimo dijo...

Estoy en phuket y me ayudaste muchisimo. Gracias!

Daniel Ortiz Entrambasaguas dijo...

Gracias !

Thanks so much